Cristina Kirchner acusó a Macri de “persecución política

La ex presidenta hizo “responsable” al presidente Mauricio Macri de “persecución política” en referencia a los llamados a indagatoria dispuestos por el juez Claudio Bonadio en la causa por el presunto encubrimiento del atentado a la Amia.

La ex presidenta y primera candidata a senadora nacional por Unidad Ciudadana, Cristina Kirchner, acusó hoy a Mauricio Macri de “persecución política”, denunció un “uso partidario, obsceno, inconstitucional” del Poder Judicial y anticipó que recurrirá a las Naciones Unidas para defenderse de su situación en la causa por el presunto encubrimiento del atentado contra la AMIA. Asimismo, acusó al jefe de Estado de “someter a la democracia a un estado de shock con la intención de intimidar a candidatos y votantes de Unidad Ciudadana”, en referencia a los llamados a indagatoria dispuestos por el juez Claudio Bonadio por esta causa.

Ver imagen en Twitter“Hacemos responsable al presidente Macri de persecución política, de un uso partidario, obsceno e inconstitucional” del Poder Judicial, señaló la candidata de Unidad Ciudadana en una conferencia de prensa que brindó en el Instituto Patria, donde subrayó que la Justicia “actúa como una fuerza de tareas” del Gobierno. En ese marco, la ex Presidenta anunció que cuando pasen las elecciones nacionales del próximo 22 de octubre realizará una presentación ante las Naciones Unidas, ya que -según indicó- “estamos ante un pedido de indagatoria y persecución que vulnera no sólo la Constitución sino también las obligaciones como estado miembro” de la organización internacional.

“Como candidata y dirigente política, considero inaceptable este cronograma judicial en paralelo con el cronograma electoral. Ya basta, hay que levantar la voz y hay que denunciar la persecución y el deterioro de nuestra calidad democrática. Hacemos responsable al juez Bonadio de servir a los intereses políticos del presidente Macri”, resaltó la ex presidenta.
Asimismo afirmó que se busca “someter a la democracia a un estado de shock con la intención de intimidar a candidatos y votantes de Unidad Ciudadana”.