Macri: “es bueno y reconfortante saber que la gente apoyó el cambio”

En la primera reunión de Gabinete tras el triunfo, el Presidente les pidió “responsabilidad” a los funcionarios. El mensaje al círculo rojo y la sugerencia gastronómica.

Cuando entró al Salón Eva Perón, Mauricio Macri interrumpió el aluvión de aplausos y el clima de alegría desbordante que reinaba entre sus ministros con una advertencia: “Yo no estaría tan contento. Más votos significa más responsabilidad“. Fue, en el inicio de la reunión de Gabinete, un freno a tanta euforia que aún se vibra en el Gobierno tras el contundente triunfo electoral del domingo.

En el primer contacto con todos sus ministros, Macri instó a “trabajar para que la confianza expresada en votos se refleje con el compromiso de hacer lo que hay que hacer y en la firmeza de lograr los cambios estructurales que la gente encomendó con su voto”.

Mauricio Macri, irónico con sus ministros: "Yo no estaría tan contento"

Macri, en la primera reunión de Gabinete tras el triunfo del domingo. (Foto: Presidencia)

Es una oportunidad única, que no podemos desaprovechar, para lograr que Argentina sea lo que merecemos“, remarcó el Presidente, que admitió que lo del domingo “fue una descarga” después de meses de tensión para su Gobierno. Ahí, se refirió a sectores de la oposición pero, en particular, al kirchnerismo. “Ellos tienen la capacidad de incomodar. Y usan la Plaza (de Mayo) como amplificador”, consideró.

De buen humor, el jefe de Estado instó a sus funcionarios a “seguir impulsando un cambio cultural”. “Hay que premiar al que se esfuerza y no al chanta, que siempre tiene poder. Hay que bancar a los que trabajan y no a los vagos”, insistió.

Pero no todo fue bajada de línea. Antes de impulsar un “aplauso” para el jefe de Gabinete Marcos Peña, a quien destacó como el gran responsable del armado que llevó a la victoria electoral; y de pedirle al ministro del Interior Rogelio Frigerio que diera detalles del plan para alcanzar un gran acuerdo nacional con todos los sectores, Macri concedió que “es bueno y reconfortante saber que la gente apoyó el cambio” y también, infló al pecho al recordar que el Círculo Rojo criticó al Gobierno por el estilo de comunicar. “A pesar de que dicen que comunicamos mal, la gente entendió lo que quisimos decir”, se jactó.

Y, por último, les dejó una “sugerencia” gastronómica a sus funcionarios. Contó que tras el triunfo fue a cenar con su familia al tradicional restorán “Platitos”, de la Costanera Norte; “Recomiendo el lomo, está buenísimo”, dijo entre risas y algunas cargadas por la “panzada”.

 

Fuente Clarín