El ojo seco y su tratamiento

Los cambios de estación nos llevan a que las condiciones medioambientales varíen y esto el cuerpo lo nota. 

Durante los meses de otoño en los ojos pueden aparecer molestias relacionadas con la resequedad ocular y en cierto numero de personas, problemas de alergias, pero estos casos se dan con mas frecuencia durante la época primaveral.

¿Que es lo que lo causa? Es algo común que exista una cierta predisposición que algunas personas posean una alteración en sus glándulas lagrimales que llegan a afectar tanto a su cantidad como a su calidad. Se lo conoce como síndrome de ojo seco.

Las Enfermedades oculares o generales, tratamientos con algunos fármacos, cambios hormonales o la edad son los factores que contribuyen al sindrome de ojo seco.

Empeora cuando se modifican las condiciones medioambientales, al haber una mayor contaminación o forzar nuestros ojos muchas horas delante de la pantalla del ordenador, esto hace que nuestro parpadéo sea minimo.

Determinados factores conllevan a la aparición de un ojo seco. La composición Química y Física de la lágrima, que protege al ojo, se llega a modificar con los cambios hormonales ligados a la menopausia, también con algunas enfermedades de tipo inmunológico, como el síndrome de Sjögren, o de origen reumático. Asimismo, algunos fármacos pueden empeorar los síntomas. Las personas que han tenido recientemente alguna enfermedad en los ojos, como las conjuntivitis, o los que han precisado una cirugía ocular tienen también una mayor predisposición. Otro factor que no debemos olvidar son las horas que algunos pasamos delante del ordenador; eso nos obliga a fijar la mirada durante demasiado tiempo, parpadeando con menos frecuencia y aumentando la evaporación de la película lagrimal.

¿De que manera lo podemos prevenir?

Ciertos de estos factores se pueden prevenir. Estos son ciertos consejos para conseguirlo:

Situarse adecuadamente frente al PC y reposar la vista algunas veces a fin de que el ojo se relaje y la superficie ocular se recupere.

Hay que tratar todas las enfermedades oculares de manera correcta y puntual para evitar secuelas como la sequedad. En ciertas ocasiones, sera conveniente alargar el tratamiento más allá de cuando notamos los síntomas.

Se deberá seguir una dieta rica ácidos grasos omega 3 y baja en omega 6. Esto es lo que cada vez mas los estudios dan una mayor importancia a la correcta nutrición para la prevención y tratamiento de la sequedad ocular. Un equilibrio nutricional será fundamental para un ojo sano.

EL TRATAMIENTO DEL OJO SECO

Cuando las medidas precautorias fallan o bien no es posible proseguirlas, los medicamentos pueden asistir a solventar el inconveniente.

El tratamiento primordial para la sequedad ocular es el uso de lágrimas artificiales. Es un tratamiento sustitutivo, o sea, como nuestra lágrima natural no es capaz de resguardar adecuadamente la superficie ocular, se aplican unas gotas especiales que cubren y sostienen el ojo en mejores condiciones.

Una de estas susstancias es el ácido hialurónico. Existen diferentes géneros de lágrimas artificiales, con distintas densidades y composiciones. Asi que será necesario asistir al oculista para conocer la indicada en todos y cada caso.

Cuando las lágrimas no son suficientes es preciso aplicar otros tratamientos como los colirios de suero del propio paciente, que tienen una serie de propiedades que mejoran las condiciones del ojo.