La Provincia continúa avanzando en “la lucha contra el crimen organizado”

Lo aseguró el Gobernador Alfredo Cornejo luego de recorrer el laboratorio de Huellas Genéticas junto a las autoridades del FBI. Se espera que a fin de año comience a funcionar el CODIS, software informático que donó el Bureau Federal de Investigaciones (FBI) para Mendoza.

El Gobernador Alfredo Cornejo recorrió las instalaciones del laboratorio de Huellas Genéticas que funciona en el viejo Palacio Policial. Estuvo acompañado por autoridades del Bureau Federal de Investigaciones (FBI), que llegaron a la provincia para conocer el lugar donde funcionará funcionar el CODIS, software informático que donaron a la provincia a los fines de avanzar en “la lucha contra el crimen organizado”, aseguró Cornejo.

Estuvieron presentes el ministro de Seguridad, Gianni Venier; el procurador general de la Corte, Alejandro Gullé, y el agregado Jurídico Auxiliar de la Embajada de los Estados Unidos de América en la República Argentina, Carlos Tomala.

El mandatario provincial detalló que el software permitirá “poder identificar rápidamente a los delincuentes. Hasta el momento ya han sido cargadas 12 mil muestras en el sistema”. Cornejo calificó el hecho como “un gran avance en materia de esclarecimientos de crímenes”. En este sentido, sostuvo, a modo de ejemplo, que “el país chileno cuenta con 48 mil registros de huellas genéticas como producto del trabajo de casi 8 años, mientras que en Mendoza, desde diciembre hasta ahora, ya hemos cargado 12 mil huellas”.

Cornejo explicó que hasta el momento se encuentran en la base de datos del laboratorio “todos los que están en prisión; los que han sido imputados por alguna causa, luego de los cambios realizados en el Código Procesal Penal; los policías de científica e investigaciones, que participan en las escenas del crimen. Queremos llegar a fin de año con 15 mil huellas cargadas”.

En cuanto al software, el Gobernador detalló que logra “correlacionar los hechos en segundos, identifica de la base de datos quién estuvo en la escena del crimen y otorga pruebas indubitables. De esta manera se deja de depender de los testigos, que muchas veces son extorsionados durante los juicios ocasionando que no se lleguen a establecer las condenas”.