Marcos Peña, insistió que la reforma impositiva mejora la situación de todas las economías regionales

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, insistió que la reforma impositiva impulsada por el gobierno nacional “mejora la situación de todas las economías regionales” y sostuvo que se defenderá al sector vitivinícola, que produce “uno de nuestros orgullos nacionales”.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, insistió este sábado en que la reforma impositiva impulsada por el gobierno nacional “mejora la situación de todas las economías regionales” y sostuvo que se defenderá al sector vitivinícola, que produce “uno de nuestros orgullos nacionales”.

En declaraciones a la prensa tras disertar en el Foro Iberoamérica que sesiona en un hotel de Puerto Madero, Peña reiteró que la reforma impositiva que propone el Poder Ejecutivo “mejora la situación de todas las economías regionales, aún las que pueden estar afectadas con alguna propuesta de impuesto interno nuevo”.

En ese marco, adelantó que la semana próxima habrá reuniones con los sectores que cuestionaron el proyecto oficial, como el vitivínicola, el sector azucarero y el tecnológico de Tierra del Fuego.

“Serán mesa de trabajo para discutir con los números que pueda aportar cada uno de esos sectores”, explicó Peña.

En relación al impuesto al vino, el jefe de Gabinete dijo que “no es un tema de prejuicios ni de ideologías, menos en el caso del vino donde hemos sido muy consecuentes desde el primer día en poner en valor ese sector, uno de nuestros orgullos nacionales y así lo defenderemos”.

Rechazo del sector vitivinícola

La Cámara de Comercio Industria Agricultura y Turismo de Tunuyán, la Cámara de Comercio, Industria, Ganadería y Agricultura de Alvear y Bodegas de Argentinas salieron al cruce a la propuesta del gobierno nacional de implementar un nuevo tributo a los vinos y espumantes afirmando que, en caso de su implementación, dañaría a las economías regionales.

“Desde la posición de nuestra cámara, el fundamento que pretende aplicarse para gravar el producto es equivocado y proviene de una interpretación sesgada de estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, dijeron anoche en un comunicado desde la Cámara de Comercio Industria Agricultura y Turismo de Tunuyán.

“Esta Cámara rechaza la categorización del vino como un producto perjudicial para la salud y la aplicabilidad del gravamen impuesto interno a la industria vitivinícola”.

Desde los tres sectores resaltaron además las bondades del vino y para ello se fundamentaron en los múltiples estudios académicos y científicos que otorgan al vino el carácter de alimento.

También la Cámara de Comercio, Industria, Ganadería y Agricultura de Alvear cuestionó la potencial implementación de un impuesto interno de 10% al vino.
Omar Alonso, dirigente de la Cámara dijo que desde la entidad se exhorta a “las autoridades nacionales que no apliquen este gravamen dado que se trataría de una traba más al desarrollo de las economías regionales, que tiene serias dificultades por la inflación, la baja del consumo, la falta de competitividad, los altos costos laborales y la falta de crédito, entre otros factores”.

Javier López, quien preside el sector de Agricultura, señaló que “lo repudiamos fuertemente y ojalá sepan que nuestra problemática es muy superior a otras, los agricultores estamos en vía de extinción y este impuesto nos saca, nos hace desaparecer”.

Según datos del ministro de Economía de Mendoza, Martín Kerchner, la vitivinicultura produce 105.000 empleos directos más 280.000 indirectos y su producción abarca 230.000 hectáreas en la Argentina, la mayor parte en Mendoza.

 

Fuente Día del Sur