El régimen de Maduro despide en masa de los 6.000 empleados de la Alcaldía Metropolitana de Caracas

Deja en la calle a la plantilla al eliminar por decreto el cargo en Caracas de Antonio Ledezma. Los trabajadores consideran que son víctimas de una «venganza política» contra el opositor exiliado.

El régimen de Nicolás Maduro ha dejado en la calle, de la noche a la mañana, a los más de 6.000 empleados de la Alcaldía Metropolitana de Caracas al suprimir por decreto esta institución el pasado día 20. Los trabajadores se consideran víctimas de una «venganza política» contra el político opositor que ocupaba ese cargo, Antonio Ledezma, en la actualidad en el exilio tras huir en noviembre del país, donde se encontraba bajo arresto domiciliario.

«Nos hemos quedado desamparados, nos sentimos presos laboralmente», asegura el secretario general del Sindicato de Empleados de la Alcaldía Metropolitana, Gustavo Rodríguez. Estos más de 6.000 miembros de la plantilla, explica, no han cobrado su quincena (el sueldo se cobraba en dos pagas al mes), el aguninaldo navideño ni los aumentos que les correspondían. Según Rodríguez, «la Asamblea Nacional Constituyente, que es fraudulenta, ilegítima e inconstitucional ha eliminado de un plumazo, de forma arbitraria y abusando del poder, nuestra Alcaldía Metropolitana, sin llevarlo a una consulta popular», que tenía que haberse convocado para suprimir la institución, ya que esta aparece reconocida en la actual Constitución.

Trabajadores de la Alcaldía suprimida se manifestaron el pasado martes ante la vicepresidencia de la República y varios concentrados recibieron golpes de los agentes de la Guardia Nacional, denuncia el representante sindical. Así mismo, añade, fue detenido un joven, que solo fue liberado cuando se disolvió la protesta, sin que nadie del Gobierno haya «dado la cara». Este miércoles se manifestaron ante la sede del Defensor del Pueblo, donde se recogieron sus peticiones y se les aseguró que hoy recibirían respuesta, indica.

Antonio Ledezma pide a la OIT que intervenga

Entre tanto, Antonio Ledezma ha enviado una carta al director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, para pedir su intervención ante el despido «masivo» y «arbitrario» de los trabajadores de la Alcaldía Metropolitana «sin mediar infracción de los empleados a sus obligaciones ordinarias».

«El estado de total indefensión de estos apreciados asalariados», asegura Ledezma, «clama por la actuación normativa de una instancia internacional como la OIT. El alcalde depuesto, que firma «desde el exilio», denuncia en su carta la violación «flagrante y descarada» de convenios internacionales y subraya que la situación «impacta a miles de familias venezolanas y a millones de ciudadanos que ya no contarán con los servicios qeu prestaban los entes dictatorialmente suprimidos».

Fuente ABC