River ganó y se consagró campeón de la Copa Argentina

El Millonario se puso en ventaja rápido a través de Ignacio Scocco y enseguida empató Luis Rodríguez para el Decano, pero en el segundo tiempo un golazo de Nacho Fernández le dio el triunfo al equipo de Gallardo, que cerró el año con una sonrisa. En 2018, habrá Superclásico en la Supercopa Argentina.

Luego de un tiempo complicado por derrotas y por la eliminación de la Libertadores, River pudo respirar y tener una alegría que le hace terminar el año con un festejo. Le ganó 2-1 a Atlético Tucumán para quedarse por segundo año consecutivo con la Copa Argentina y cierra el segundo semestre con un titulo para mantener el promedio de una copa cada seis meses desde que asumió Gallardo.

Cuando a los 9 minutos, Scocco hizo lo mejor que sabe hacer y abrió el marcador en una avivada tras la mala salida del Decano, en River pensaron que todo arrancaba de la mejor manera y con tiempo para jugar con la desesperación del rival. La cabeza de Nacho ponía el 1-0, pero como le viene pasando a River, la alegría fue un suspiro. Porque casi en un sello de lo que fue todo el semestre, el poderío de Scocco perdía efectividad por los problemas defensivos.

Ni tres minutos pasaron cuando el equipo tucumano avanzó por la derecha y evidenció lo mal que marcaron primero Saracchi, luego Pinola, enseguida Maidana y para cerrar la llegada tarde de todos se sumó Montiel. El Pulga Rodríguez facturó el empate.

Siguió un River que progresaba en el campo con criterio ante un rival al que le costaba cortar el circuito que iniciaba Enzo Pérez y que cuando retrocedía le daba chances al buen juego que generaba Aliendro. Las buenas intenciones del Millo se fueron apagando y lo que se encendió fue el entusiasmo de los del norte. Si bien los dos llegaron parejo más allá que la posesión era mayoritariamente del equipo de Gallardo, las más claras las causó el Decano. Un frentazo de Cabral, una aparición de Alvarez y un cabezazo del Pulga dejaron el merecimiento más cerca del Decano.

El segundo tiempo tuvo un arranque con gol: centro de Saracchi y el otro Nacho, Fernández, tuvo un gran control y una mejor pegada para colgar el zurdazo en el ángulo. Acto seguido Scocco quedó frente al arquero y esta vez no fue certero; la pelota se fue por arriba y le dio vida a Atlético Tucumán. River le daba aire por lo que erraba y porque en defensa daba las mismas ventajas, como cuando se cayó Maidana y el Pulga no empató de pura casualidad.

Pero el Millonario estaba mejor, manejaba la pelota y tenía el tercero a flor de piel como cuando de cabeza Maidana movió el palo del arco del Oso Díaz. Los cambios también apuntaron a jugar lejos de Bologna y por eso entraron Auzqui, De la Cruz y Borré, tres jugadores de vocación ofensiva. Eso sucedió y por eso el equipo de Gallardo al final tuvo su festejo.

Las estadísticas y el relato del partido: