El Rojo va en busca de la diferencia

El equipo de Ariel Holan quiere comenzar con el pie derecho la primera final ante los brasileños con la clara intención de obtener un nuevo trofeo que además le posibilite luchar por la Recopa y la Suruga. A partir de las 20.45 por Fox Sports

L a gloria vuelve a tentar a Independiente, que a partir de esta noche, en la primera final de la Copa Sudamericana ante Flamengo, irá en procura de su título internacional número 17. Bajo la dirección técnica de Ariel Holan, el Rojo reflotó detalles de un pasado brillante y recuperó tradiciones, como el famoso saludo con los brazos en alto, pero para hacerle el mejor homenaje a esa época intentará que el recuerdo se acompañe con un éxito como aquellos de los buenos tiempos.

En Avellaneda, a partir de las 20.45 por Fox Sports, el respaldo de un público que agotó rápidamente las entradas puestas a la venta será importante para que Independiente comience a hacer su trabajo, con la idea de obtener un resultado que le dé tranquilidad y confianza para disputar la revancha en Río de Janeiro, el próximo miércoles.

Más allá de lo estrictamente futbolístico, el equipo de Holan tendrá que manejar la ansiedad que suele aparecer en estos casos, más aún si el tiempo transcurre y el gol se hace desear. Por lo tanto, la paciencia se convertirá en un factor clave, tanto como el temperamento, la capacidad de desequilibrio, el orden y la eficacia.

Flamengo, en cuyo plantel hay un ex Independiente (Federico Mancuello y que sin lugar a dudas va a sufrir la final frente al club del cual es hincha), arrancó compitiendo en la Copa Libertadores, donde terminó tercero en el Grupo 4, detrás de San Lorenzo y de Atlético Paranaense. En la Sudamericana se mantiene invicto al cabo de cuatro cruces -seis triunfos, dos empates- y desde hoy intentará aumentar su cosecha internacional, que es claramente menor a la de Independiente: una Libertadores, una Intercontinental, una Mercosur y una Copa de Oro Nicolás Leoz.

Aún sin una pieza clave como es el delantero peruano Paolo Guerrero, suspendido provisionalmente por un caso de dóping, los dirigidos por el colombiano Reinaldo Rueda vienen de superar a Junior de Barranquilla en semifinales y de clasificarse para la Copa Libertadores 2018, al ocupar la sexta posición en el campeonato brasileño con un triunfo agónico. Sin lugar a dudas será una final con muchos condimentos y que se jugará a intercambiar golpe por golpe que es lo que mejor saben hacer ambos.

ASÍ LLEGAN LOS EQUIPOS

EL RELATO Y LAS FORMACIONES