Francisco cierra una gira plagada de denuncias por Sudamérica

El Papa brindará una multitudinaria misa a las afueras de Lima, como última actividad de un recorrido que incluyó a Chile y Perú. El sábado, el sumo pontífice arremetió contra la violencia de género, la esclavitud y la minería ilegal

El Papa Francisco pondrá fin hoy a su sexta visita a Latinoamérica, que inició el lunes pasado en Chile, con una multitudinaria misa —se espera un millón de personas— en la base aérea de Las Palmas, en las afueras de Lima, en un viaje donde no han escatimado las denuncias.

En Puerto Maldonado, la puerta de la Amazonía peruana, el papa condenó el sábado la minería ilegal, la trata de personas, la nueva “esclavitud” y la violencia contra las mujeres en esta región de la que el Estado está ausente.

Asimismo, arremetió contra la corrupción en un país donde el expresidente Ollanta Humala está en prisión preventiva, sobre el exmandatario Alejandro Toledo pende una orden de extradición y el actual gobernante, Pedro Pablo Kuczynski, acaba de salvarse de ser destituido por el Congreso por supuestamente haber recibido dinero de la constructora brasileña Odebrecht.

“Cuánto mal le hace a nuestros pueblos latinoamericanos y a las democracias de este bendito continente ese virus social, un fenómeno que lo infecta todo, siendo los más pobres y la madre tierra los más perjudicados”, exclamó en la recepción que le brindó el presidente en el palacio de gobierno en Lima.