Valle de Uco: llegan camas eléctricas al Servicio de Terapia Intensiva

También, el Ministerio de Salud de Mendoza autorizó la compra de otras tres camas. El hospital que asiste a toda la región cuenta con lo mejor que hay en el país en lo que se refiere a terapia intensiva.

Luego de poner en funcionamiento los cuatro quirófanos, un servicio inédito para la población del Valle de Uco, el hospital regional reequipa el Servicio de Terapia Intensiva e invierte en tecnología en esta área.

A partir de una mejor inversión pública, basada en la planificación de lo que se necesitaba para la regionalización del sistema de salud, el Hospital del Valle de Uco concretó una gran inversión en el los servicios de Cirugía y Terapia Intensiva. Las medidas se orientan a mejorar la atención compleja, otorgándole calidad y garantizando la capacidad de poder asistir a toda la población del Valle de Uco.

Actualmente, como no había ocurrido nunca en la historia del Hospital Scaravelli, los cuatro quirófanos están funcionando al cien por ciento, son parte de su servicio de salud pública. A esto se suma que el Gobierno de Mendoza y el Hospital –como lo anunciaron en  diciembre sus autoridades– adquirieron tres camas eléctricas para Terapia Intensiva, con un valor aproximado cada una de ellas de 150 mil pesos.

“Seguir complejizando la terapia es nuestro objetivo para poder brindar una mejor atención a todos los habitantes. Hace dos días estuvimos reunidos con la ministra de Salud, Elisabeth Crescitelli, quien nos autorizó a comprar las otras tres camas faltantes”, sostuvo el director del Hospital Scaravelli, Carmelo Fazzio.

“En poco tiempo más, el Servicio de Terapia Intensiva del Hospital del Valle de Uco va a tener lo mejor de lo hay en el país”, explicó orgulloso el funcionario.

En total, el servicio cuenta con seis camas, de las cuales tres son eléctricas, y las otras tres se comprarán en los próximos meses. Paralelamente, cinco de las camas ya tienen respiradores nuevos.

En 2016, 150 pacientes utilizaron la Terapia Intensiva, y durante el año 2017 las atenciones superaron los 200 pacientes internados.