Se licitó la terminación de la Colonia Penal Sixto Segura

El complejo penitenciario de San Rafael será refaccionado para albergar a los internos del Sur mendocino.
El Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía abrió la licitación pública por contratación directa para terminar y refaccionar la Colonia Penal Sixto Segura en San Rafael. Con un presupuesto oficial de $41.626.424 para la propuesta básica y de $61 millones para la alternativa, la empresa Universo SA fue la única que presentó propuesta técnico-económica.
La terminación y adecuación de la Colonia Penal Sixto Segura incluirá la intervención en edificios existentes como la reparación de la torres de vigilancia y el cierre perimetral del penal, la remodelación del núcleo central de los pabellones y de las alas Este y Norte. También se construirán nuevas zonas como la Conserjería, el Comedor y la Seguridad Externa, además, se realizarán nuevos cierres perimetrales y accesos.
Esta obra forma parte de un plan de ejecución y fortalecimiento de la infraestructura carcelaria, cuyo objetivo es contener el aumento de las personas privadas de la libertad y generar un soporte estructural que permita el trabajo dentro de las cárceles.
Además de la Colonia Penal, ocho obras de construcción, ampliación y mejoramientos de cárceles fueron licitadas. Entre ellas, se destacan dos que ya se encuentran adjudicadas y esperando en breve el comienzo de las obras. Se trata de la Cárcel Federal de Cuyo y de Almafuerte II.
El Complejo Penitenciario Federal de Cuyo tendrá capacidad para alojar a 536 personas y se construye en un terreno de 50 hectáreas donadas por la Provincia en la localidad de Cacheuta. En los 32.000 m2 de superficie total, confluirán el Instituto Penitenciario Federal de Cuyo para varones, con 392 plazas; el Instituto Correccional de Cuyo para Mujeres, con 112, y el Instituto Abierto, con capacidad para 32 internos. Con una inversión actualizada de $806 millones, se recibieron hoy las propuestas de tres uniones transitorias de empresas para proseguir con la construcción, que se encuentra paralizada y con 50% de avance.
Mientras que Almafuerte II alojará a 1.46 internos distribuidos en cinco pabellones, dos de baja seguridad, dos de mediana y uno de máxima, también se construirán instalaciones administrativas y de servicios, con una inversión actualizada de $1.480 millones.