Un helicóptero de las Fuerzas Armadas turcas es derribado en Siria

Ha ocurrido en Afrin, el cantón kurdo situado en el extremo noroccidental de Siria. “Lo pagarán muy caro”, ha advertido el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Este sábado también ha sido derribado un avión israelí que participaba en un ataque a objetivos iraníes en Siria.

Un niño camina por el campo de refugiados de Atma tras el ataque de un proyectil de mortero lanzado por las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG), en Idlib, Siria. EFE Un helicóptero de las Fuerzas Armadas turcas ha sido derribado en la operación en Afrin, el cantón kurdo en el extremo noroccidental de Siria, ha informado este sábado el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. “Hace un momento, un helicóptero nuestro ha sido derribado. Lo pagarán muy caro”, ha dicho el mandatario al evaluar la operación militar turca en Afrin contra las milicias kurdosirias Unidades de Protección Popular (YPG). El presidente no ha aportado más detalles sobre el suceso, que sería la pérdida más grave de las Fuerzas Armadas turcas desde que lanzaron el 20 de enero pasado la operación Rama de Olivo para expulsar a las YPG de Afrin. Erdogan ha añadido que desde el inicio de la operación, las tropas turcas han “neutralizado (abatido, herido o capturado) a 1.141 terroristas (militantes kurdosirios)”, una cifra avanzada horas antes por un comunicado de la cúpula militar. El jefe de Estado ha hecho estas declaraciones en un discurso ante la rama provincial de su partido, el islamista Justicia y Desarrollo (AKP) en Ankara, transmitido en directo por la cadena NTV. El sábado pasado murieron 8 soldados turcos en lo que fue hasta ahora la jornada más desastrosa para la invasión, seis de ellos al ser destruido su tanque. Hasta ahora, unos 20 militares turcos han muerto en la operación, junto a un número probablemente superior, pero no declarado, de combatientes sirios aliados con Ankara, traídos desde otras zonas de Siria. Las tropas turcas intentan avanzar hacia Afrin desde varios puntos de la frontera turca en el norte y oeste, en una operación respaldada con incursiones diarias de cazas para bombardear las posiciones del YPG desde el aire.