“Macri dejaría déficit fiscal similar al que heredó, pero con mucha más deuda”, según Economía & Regiones

La consultora criticó la “falta de ambición en la reducción del gasto”.

El presidente Mauricio Macri terminaría su mandato en diciembre de 2019 con un déficit fiscal similar al que recibió de la anterior gestión de Cristina Fernández, pero “con mucha más deuda” debido al “mal diseño de las metas fiscales y su falta de ambición en materia de reducción del gasto”.

Esa es la principal conclusión del último informe de la consultora Economía & Regiones, en el que se si bien se proyectó el cumplimiento de los objetivos fiscales para 2018, se relativizó la importancia de alcanzar tal objetivo, en razón de entender que esas metas están “mal diseñadas” y resultan “poco ambiciosas”.

Para E&R, “las metas fiscales están mal diseñadas porque no tienen en cuenta el pago de intereses de deuda, ignorando el principal impacto del actual programa fiscal: la toma de deuda”, un error que “se torna más grosero si se tiene en cuenta que la tasa libre de riesgo (piso del costo de financiamiento) ya está subiendo en el mundo y que la Reserva Federal proyecta subir su tasa de referencia”.

“El mal diseño de las metas fiscales y su falta de ambición en materia de reducción del gasto y del
resultado fiscal negativo, quedan expuestos cuando se observa que su cumplimiento tanto en 2018 como en 2019 sólo nos permitirá terminar ‘empatados’ con 2015; es decir Macri dejaría un déficit fiscal similar al que heredó de CFK pero con mucha más deuda”, planteó E&R.

Al respecto, señaló que “la deuda pública terminaría cercana a 70% del PBI, pero el déficit fiscal en 2019 (6,0%) sería apenas inferior al de 2015 (6,1%)”, en tanto “el PBI per cápita 2019 terminaría empatado con 2015, pero un -3,7% por debajo de 2011”.

“Es decir, en 2016/2019 nos endeudamos para no arreglar el problema fiscal y para no crecer”, concluyó.

La consultora dirigida por Diego Giacomini sostuvo que “la meta fiscal de 2018 muy probablemente se terminará cumpliendo” y que “obviamente” eso “es mejor que no cumplirla”.

“Sin embargo, ver ‘cómo’ dicha meta se cumple y más aún saber si dicho cumplimiento
‘sirve’, son dos variables más importantes que el cumplimiento en sí”, puntualizó.

En ese sentido, indicó que “el déficit fiscal financiero (con intereses) aumentó en términos del PBI cuando se compara 2015 (6,1%) con 2017 (6,9%)” y además “se tomó deuda por 19% del PBI (US$ 117.870 MM) en el mismo período: Nación US$ 96.130 MM (81%), Provincias US$ 12.044 MM (10%) y empresas US$ 9.696 MM (9%)”, al tiempo que “la inflación sigue ubicándose en torno al 25% anual y el PBI per cápita cerró 2017 por debajo de 2015 (-1,8%) y de 2011 (-5,8%)”.

“El Estado absorbe casi todo el endeudamiento, dejando prácticamente sin financiamiento al sector
privado, consecuentemente no sorprende la falta de inversión y los bajos niveles de expansión de la
actividad económica y del nivel de empleo”.

Respecto de la inversión, señaló que “en términos del producto habría cerrado en torno al 16% en 2017, es decir -6 puntos porcentuales por debajo del promedio de la región (22%), con lo cual las posibilidades de crecer ‘en serio’ y en forma sostenida no son las más elevadas”.

Fuente: Nuevas Palabras