River quiere salir de la crisis frente a Flamengo, sin público

Arranque de la Copa Libertadores para ambos equipos. Juegan desde las 21:45 en el estadio Nilton Santos. Televisa Fox Sports.

River, en medio de sus urgencia y una crisis futbolística impensada en la era de Marcelo Gallardo, intentará revertir su presente cuando mañana visite a Flamengo, en el arranque del Grupo 4 de la Copa Libertadores.

El partido marcará el inicio del Grupo 4 del torneo, donde también se encuadran el Santa Fe colombiano y el Emelec de Ecuador.

Tricampeones de la Libertadores, los argentinos llegan a Brasil en busca de la ilusión perdida.

Con seis derrotas consecutivas como visitantes, los de Marcelo Gallardo ocupan la 21ª posición de la Superliga argentina, a 24 puntos de un dolorosamente lejano Boca Juniors, y sin apenas opciones para el título.

No le sale nada a River, que ha puesto todas las esperanzas para enderezar esta temporada gris en su visita a Rio, como primer paso hacia una Libertadores en la que volver a sentirse poderoso.

Más luminoso parece el horizonte del Flamengo, a quien hasta ahora no le había sentado mal este 2018.

Finalista de la última Copa Sudamericana, que perdió frente a Independiente, el Mengao volvió a sentir por fin la emoción de una final internacional tras 17 años fuera, y quiere más.

Obsesionado con sumar una segunda Libertadores a la de 1981, el “Fla” ha vuelto a planificar su temporada en torno a este trofeo que ya le rompió el corazón el año pasado, cuando en apenas semanas pasó de firme candidato a eliminado en la fase de grupos.
.
Tribunas en silencio.
.
Los cariocas, sin embargo, no podrán contar con el apoyo de su hinchada, ya que el encuentro se jugará a puertas cerradas para cumplir con la sanción de la Conmebol por los incidentes violentos protagonizados por sus aficionados en la final de la Copa Sudamericana.

Tras apelar la sanción sin éxito, los brasileños deberán disputar dos partidos sin su público además de abonar una multa de 300.000 dólares por aquellos lamentables episodios.

El duelo será también el reencuentro de dos gigantes centenarios del fútbol sudamericano, pero que llevaban sin cruzarse desde los cuartos de final de la Copa Mercosur-2000, cuando River se hizo con la clasificación después de ganar los dos tensos choques.

Río de Janeiro, AFP-NA.