Facebook guarda hasta el historial de llamadas y SMS en su versión para Android

La multinacional estadounidense defiende que los datos se almacenan siempre y cuando la función sea «habilitada por el usuario.

El escándalo de Cambridge Analytica ha hecho reflexionar a los usuarios acerca de las prácticas de las compañías tecnológicas en la protección de sus datos personales y la responsabilidad de los propios usuarios acerca de sus actividades en redes sociales. Facebook, red social que se encuentra en el centro de la polémica, ha defendido que guarda el historial de llamadas telefónicas y envío de SMS «siempre y cuando» se haya habilitado la función.

La multinacional estadounidense, propietaria de la mayor red social del mundo (2.350 millones de usuarios registrados), incluye, además de los datos introducidos por el propio usuario de manera manual(dirección de correo electrónico, nombre, fotografía y su biografía), los movimientos realizados por las llamadas desde la versión de la plataforma para dispositivos móviles Android, el de mayor penetración del mundo.

Unos detalles procedentes del acceso de la «app» en su recolección de datos permanente. El rastreo llega, incluso, hasta la agenda de contactos, sus números telefónicos y toda información de comunicaciones que se realiza. En teoría, el servicio informa al usuario que administra los datos de nuestros contactos para poder sugerir amistades que agregar a los perfiles. Es decir, para «mejorar» su algoritmo de recomendación de amigos.

Algo habitual en los servicios digitales

En los términos de uso se queda de manifiesto que se puede «sincronizar» tu historial de llamadas y texto, aunque recalca que se es una opción que puede ser desactivada. «Al sincronizar tu historial de llamadas y texto, resulta más fácil conectarte con tus amigos», señalan fuentes de la compañía. «Los importadores de contactos son muy comunes en las aplicaciones y servicios sociales como una forma de encontrar más fácilmente a las personas con las que desea conectarse», añaden.

Otros servicios como Twitter o Google también recopilan los servicios y aplicaciones que los usuarios tienen descargadas en sus móviles de cara a profundizar en sus modelos de negocios basados en la venta de publicidad online. Gracias a las interacciones y datos introducidos voluntariamente por los usuarios estas empresas obtienen una información valiosa (gustos, intereses, aficiones) para segmentar la publicidad.

La red social dice que borra el historial

La polémica viene a raíz de los comentarios de varios usuarios en redes sociales en los que aseguraban que, una vez descargado el archivo histórico de los datos personales, se había encontrado detalles desconocidos como el historial de llamadas y envío de SMS, aunque solo en las versiones Facebok Lite y Messenger adaptadas a los móviles Android.

Ese registro de historial de llamadas y mensaje de texto forma parte de una función que es necesario aceptar para las personas que usan Messenger o Facebook Lite. «Esto te ayuda a encontrar y estar conectado con las personas que te importan y te proporciona una mejor experiencia en Facebook. La gente tiene que aceptar expresamente usar esta característica. Si en cualquier momento ya no desean utilizar esta función pueden desactivarla en la configuración y se borrará todo el historial», señalan fuentes de la compañía en un comunicado.

«No se vende a terceros»

Pese a esto, Facebook ha asegurado que los datos personales se almacenan de «manera segura» y la información «no se vende a terceros». Según la compañía, las denuncias acerca de que la red social ha «estado registrando las llamadas de las personas y el historial de SMS sin permiso» no se ajustan a la realidad. «Este no es el caso», sostienen las mismas fuentes, quienes insisten en que los usuarios tienen que «aceptar expresamente usar esta función».

Tras el caso Cambridge Analytica, Facebook ha estado cercada por organismos, reguladores y administraciones de EE.UU. y Europa, los cuales han mostrado sus dudas acerca de cómo la compañía tecnológica administra los datos de sus millones de usuarios. El Comité de Energía y Comercio de EE.UU. han escrito, incluso, una carta a Mark Zuckerberg, fundador de la empresa, detallando sus inquietudes y preocupaciones al respecto, a la espera que el empresario testifique formalmente en una audiencia en el Congreso.