El presidente de Venezuela argumenta que se le ha retirado la seguridad a la delegación de su país. Afirma también que la reunión es “una pérdida de tiempo”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este martes que no acudirá a la VIII Cumbre de las Américas porque afirma que se le retiró la seguridad a la delegación de su país y porque considera que esa reunión es “una pérdida de tiempo”. “Retiraron la seguridad a toda la delegación de Venezuela, por eso yo anoche decidí que no voy a ir a la Cumbre de las Américas en Lima y me voy a quedar con el pueblo de Venezuela los días 13 y 14” de abril, anunció Maduro en un acto de Gobierno en Caracas. A mediados de febrero Perú retiró la invitación a Maduro y se acogió a lo dicho por los catorce países de la región que conforman el Grupo de Lima y otras naciones, incluyendo Estados Unidos, que vetaron la presencia del gobernante echando mano de la Declaración de Quebec de 2001. Maduro, quien había respondido a la iniciativa peruana afirmando que iría a la cumbre “llueva o truene”, afirmó este martes este que esta supuesta decisión del gobierno peruano de retirarle la seguridad a la delegación venezolana es “ilegal” e “inamistosa” y que los días 13 y 14 se quedará en el país para “conmemorar” el intento de golpe de Estado que el 11 de este mes, pero de 2002, sufrió el entonces presidente Hugo Chávez (1999-2013). “Me quedo en Venezuela, esa es mi decisión. No vamos a la cumbre”, reiteró. Trump tampoco irá El máximo dirigente de Venezuela comentó también que la ausencia de última hora anunciada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se debe a que el líder estadounidense considera a Lima “un patio trasero” y que “desprecia, usa y desusa” a los líderes de derecha de Latinoamérica. Una fuente de la Casa Blanca confirmó que Trump no viajará a la cumbre para centrarse en los acontecimientos en Siria y que en su lugar lo hará el vicepresidente, Mike Pence. La decisión de excluir a Venezuela de la cumbre, una acción que este país considera ilegal, llevó este martes al Gobierno de Antigua y Barbuda a anunciar que no participará en la reunión. Otros países ideológicamente cercanos a Venezuela, como Bolivia y Cuba, también han reiterado sus críticas por la forma de vetar la presencia del país petrolero, pero de momento no han anunciado su ausencia.