En un duro revés para el Gobierno, el Congreso aprobó la ley de emergencia tarifaria. Desde el oficialismo aseguran que el veto de Macri es inminente.

Por 37 votos a favor y 30 en contra, el Senado convirtió en ley el proyecto que retrotrae las tarifas a 2017.

Sin embargo, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, afirmó que Mauricio Macri tiene lista la lapicera para firmar el veto. “No vamos a dudar ni un instante en hacer las cosas que tenemos que hacer”, y agregó. “El Presidente fue muy claro en lo que iba a pasar con esta ley”.

“Tenemos que dar claras señales al mundo, ahora nos está mirando con mucha inquietud, de que no vamos a dudar ni un instante en hacer las cosas que tenemos que hacer”, lanzó.

Frigerio aseguró además que el proyecto pone “palos en la rueda” a este gobierno que, en su criterio, “es el más débil de los últimos cien años” en el ámbito legislativo. “Tenemos un tercio de los diputados, un quinto de los senadores y un quinto de los gobernadores”.

El funcionario reconoció que una de las secuelas que deja la sanción de la ley y su consecuente veto podría ser que “a partir de ahora sea más complicado lograr consensos” con la oposición. 

Para finalizar, criticó al sector del Peronismo Federal que anticipó su voto favorable al texto con media sanción de Diputados y, en la misma línea que el resto de los funcionarios de Cambiemos, culpó al Kirchnerismo de la crisis económica. “Sabemos que el tema de tarifas es doloroso para una Argentina a la que durante 12 años le hicieron creer que los servicios públicos no se tenían que pagar”, cerró.