Viernes, junio 22, 2018
Miositis: qué es y cómo combatirla

Miositis: qué es y cómo combatirla

 

Si no es demasiado grave no hay nada mejor que las opciones naturales

Es la inflamación de los músculos, que son los que nos permiten mover nuestro cuerpo. Esta se puede dar por una infección, una lesión o un trastorno autoinmunitario. Existen dos tipos de enfermedades que implican miositis:

Dermatomiositis: Causa debilidad muscular y salpullido en la piel.
Polimiositis: También provoca debilidad, sobre todo en los músculos más cercanos al tronco del cuerpo.

Síntomas de la miositis

Los síntomas principales de la miositis son la debilidad muscular y la inflamación. Esta puede ser apreciable o detectarse fácilmente, ya que la persona afectada puede padecer dificultad para moverse.

La dermatomiositis, polimiositis y otras miositis inflamatorias tienden a producir una debilidad que empeora lentamente durante semanas o meses.
Esta sensación afecta otras zonas, como el cuello, los hombros, las caderas y la espalda, y los músculos de ambos lados se ven dañados.
La debilidad causada por la miositis puede conllevar caídas, y hacer que sea difícil incluso levantarse de una silla. Existen otros síntomas que se presentan con la condición inflamatoria:

Cansancio después de haber caminado o de estar parado.
Engrosamiento de la piel de las manos.
Dificultad para respirar.
Dificultad para deglutir la comida.
Los pacientes con miositis causadas por un virus presentan generalmente otros síntomas por tratarse de una infección. Eentre estos podemos encontrar los siguientes:

Secreción nasal
Fiebre
Tos
Dolor de garganta
Náuseas y diarrea
La inflamación de los músculos esqueléticos se produce cuando la miositis es crónica. La gravedad es más frecuente con los cambios bruscos del clima, o por un fuerte sobrenfriamiento.

El dolor es persistente, incluso sin ejercer presión sobre los músculos afectados por la enfermedad.

Las causas de la miositis

Esta enfermedad suele darse porque las personas no son lo suficientemente cuidadosas cuando realizan una actividad física.

Los problemas pueden surgir principalmente cuando los pacientes durante mucho tiempo no han efectuado ningún tipo de cargas, y de repente, empiezan a trabajar duro o practicar deportes.

Surge el riesgo entonces de sufrir las enfermedades autoinmunitarias, en las cuales el cuerpo ataca sus propios tejidos.

Estas son las condiciones inflamatorias que la causan con más potencia:

Lupus
Dermatiomositis
Artritis reumatoide
Dermatomiositis
Polimiositis
Esclerodermia
Tensión
Estrés
Un desequilibrio de potasio y calcio
Esguinces

Cómo se puede prevenir el dolor muscular

Una buena forma de prevenir los dolores musculares es haciendo ejercicio, ya que esto mantendrá tus músculos fuertes.

Realizar yoga tiene beneficios en la flexibilidad de los músculos y los hace resistentes a calambres y desgarres.
También llevar una dieta balanceada y saludable, sobre todo en proteínas, que mejorará nuestros músculos.
Al levantarse es conveniente realizar ejercicios de estiramiento para no sufrir alguna lesión durante el día.