En plena guerra comercial, el presidente de Estados Unidos dijo al primer ministro Trudeau: «¿Acaso no incendiasteis vosotros la Casa Blanca?». En realidad, lo hizo Gran Bretaña.

Donald Trump sacó a relucir la Guerra de 1812 entre Estados Unidos y Gran Bretaña en una conversación telefónica, cargada de tensión, con el primer ministro de CanadáJustin Trudeau. «¿Acaso no incendiasteis vosotros la Casa Blanca, tíos?», espetó el presidente estadounidense a su interlocutor en el diálogo que mantuvieron el pasado 25 de mayo a propósito de la guerra comercial abierta por la imposición de aranceles, según ha revelado la CNN.

El conflicto que estalló en 1812 entre unos Estados Unidos aún jóvenes (había logrado su independencia en 1783) y su antigua metrópoli, el Reino Unido, se conoce a menudo como una segunda guerra de la independencia y uno de los motivos que la desencadenó fue, precisamente, por las trabas comerciales que imponían los británicos a los productos estadounidenses, en concreto al imponer un bloqueo en los intercambios con Francia.

El incendio de la Casa Blanca al que se refirió Trump en su conversación con Trudeau se produjo efectivamente en el transcurso de aquella guerra, concretamente el 24 de agosto de 1814. Pero no fueron exactamente los canadienses sus autores, sino tropas de Gran Bretaña, que era el país contra el que EE.UU. estaba enfrentado. En aquella época Canadá era todavía una colonia británica. Durante el incendio de la capital estadounidense, la entonces primera dama, Dolley Madison, rescató un retrato de George Washington antes de salir huyendo de la residencia presidencial.

Durante el conflicto, los estadounidenses intentaron invadir el territorio canadiense, algo que, a pesar de algunas victorias parciales, no llegaron a conseguir. En este sentido, el incendio de la Casa Blanca habría sido en represalia por el ataque estadounidense a York, la actual Toronto.

El incendio de la Casa Blanca en 1814, por Tom Freeman
El incendio de la Casa Blanca en 1814, por Tom Freeman – White House Historical Association

Aunque la Guerra de 1812 no es tan conocida por el gran público como otras en las que ha participado EE.UU., en ella hubo miles de muertos y en su momento permitió al nuevo país consolidarse como nación independiente, a pesar de que más bien concluyó en un empate.

De ese enfrentamiento surgió uno de los grandes símbolos patrióticos de EE.UU.: su himno nacional. Francis Scott Key, autor de la letra de la «Star Spangled Banner» (Bandera tachonada de estrellas) que los estadounidenses siguen cantando con fervor en la actualidad, se inspiró en el ataque británico al fuerte McHenry a la entrada del puerto de Baltimore, al observar emocionado cómo ondeaba la enseña nacional tras un implacable bombardeo.

Incluso los orígenes de la figura del Tío Sam, con la que se identifica a Estados Unidos, se sitúa también en esta guerra.

Por otra parte, uno de los presidentes más admirados por Trump, Andrew Jackson, protagonizó al final de este conflicto, en 1815, la defensa de Nueva Orleáns frente a los británicos, una de sus gestas más recordadas y con la que se convirtió en héroe nacional.

«El impacto de los aranceles no es asunto de risa»

Según las fuentes citadas por la CNN, Trudeau conminó a Trump para que le explicara cómo podía justificar los nuevos aranceles para las importaciones del acero y el aluminio canadienses en una cuestión de «seguridad nacional». La respuesta de Trump fue la alusión señalada a la Guerra de 1812: «¿Acaso no incendiasteis vosotros la Casa Blanca?».

Al preguntar si el comentario fue recibido como una broma, una de las fuentes sobre la llamada responde: «Hasta el grado en que uno puede tomar lo que se dice como una broma. El impacto en Canadá, y en último término en los trabajadores de EE.UU., no será un asunto de risa». La Casa Blanca ha declinado hacer comentarios y el Consejo de Seguridad Nacional no respondió de forma inmediata la solicitud de la CNN de dar su versión.