A veces, los problemas de cervicales empiezan sin que se noten los síntomas.

Descubrirlos cuanto antes es fundamental para evitar que vayan a más o se convierta en un dolor difícil de solucionar.

Dado que la mayoría de veces el dolor cervical es muscular y responde a malas posturas y al sobresfuerzo, librarse de él pasa por evitar ambas cosas, en las que caes día a día más de lo que se piensa de forma inconsciente. Averigua con estas pruebas si tu cuello está bien equilibrado y con estos pequeños gestos cotidianos aliviarás tus cervicales.

1- Sitúate ante un espejo. Pega en él un trozo de esparadrapo, trazando una línea recta vertical. Tú debes estar frente a ella y tu cabeza debería quedar también recta (tomando como referencia el esparadrapo). Si tu cuello se inclina ligeramente, puede haber una anomalía.

2- Gira la cabeza lentamente hacia derecha e izquierda. Si con la barbilla no tocas los hombros (sin levantar estos), si puedes girar más hacia un lado que el otro, hay dolor o crujidos, puedes tener un desequilibrio y/o bloqueo vertebral.

3- Al hablar por teléfono, evita sostenerlo entre hombro y cabeza. Si la conversación es larga, deja lo que estás haciendo y coge el auricular con la mano.

4- Si pasas mucho rato sentado, apoya bien la espalda en el respaldo. Cuando dedicas varias horas a planchar o tienes una profesión muy “mecánica” como carniceras, modistas… cada media hora, descansa y haz estiramientos que descarguen tu cuello y hombros.

5-Al ver la tele, la pantalla -igual que la del ordenador- debería quedarte a la altura de los ojos. Y si te sientas a leer, eleva el libro o el documento (lo ideal es que lo apoyes en un atril) para no tener que bajar la cabeza demasiado, tensando el cuello, ni tampoco tener que aguantarlo con los brazos.

6- Si lees en la cama, hazlo semiincorporado, con un cojín en la espalda y otro en las rodillas flexionadas para apoyar el libro.

7- En el coche, el borde del reposacabezas debe quedar a la altura de tus ojos y el respaldo tener una inclinación de entre 90 y 110º.

8- Al coger objetos elevados, es preferible coger un taburete en lugar de extender de forma forzada el brazo (y con él, el cuello). Si debes recogerlo del suelo, dobla las rodillas y no dobles la espalda.

9- Con el carro de la compra, empújalo hacia delante en vez de arrastrarlo. Si llevas bolsas, recuerda repartir el peso entre los dos brazos. Además conviene evitar el sobrepeso, ejercitar de forma regular la musculatura cervical y paravertebral, dormir sobre un colchón firme y no dejar que te supere el estrés.

10- Los dolores cervicales no suelen responder a patologías graves pero pueden ser incapacitantes. Al margen de lo que el médico acostumbra a prescribir, tú puedes hacer muchísimo par reducir, aliviar o incluso anular el malestar, como pueden ser los remedios naturales para combatir el dolor de cervicales. Cuantas más medidas juntas pongas en marcha, mayor será la mejora que notarás.