En el registro de Mendoza de deudores figuran más de 1.000 personas que no abonan mensualmente lo que les corresponde. El objetivo central. Los cambios propuestos por Mendoza buscan que los niños de padres separados tengan un acceso ágil a su cuota alimentaria.

En Mendoza existen actualmente más de 1.000 personas que integran el Registro de Deudores Alimentarios. Como los procesos para que cumplan con el pago de la cuota suelen ser largos, se presentó un proyecto de modificación del Código Procesal de Familia, con el que buscarán solucionar el problema. A quienes no den respuesta podrían embargarle parte del sueldo.

El proyecto dispone de tres ejes de cambio fundamentales, que tienen como objetivo hacer más ágil el proceso y resguardar el derecho del niño de tener rápidamente acceso a su cuota alimentaria.

El primero tiene que ver con mejorar la flexibilidad de las notificaciones, ya que cuando una persona demanda a otra pidiendo la cuota alimentaria para sus hijos, debe notificarse al demandado, lo cual puede ser un proceso bastante largo.

Esa notificación debe ser en el domicilio real, es decir, donde realmente vive esa persona. Eso implica que muchas veces su paradero es desconocido, no se sabe dónde vive, se muda o no lo ubican, entre otras situaciones.

“Ahora la notificación no se dejará solamente en el domicilio real del demandado, se amplía al domicilio laboral y al comercial. La persona se puede mudar, pero se lo notifica en su trabajo, ante su empleador. Si es independiente y ejerce el comercio, tiene un domicilio comercial”, explicó el subsecretario de Justicia, Marcelo D’Agostino.

Con esa mayor flexibilidad en la notificación, apuntan a que no se pierda tanto tiempo ni tenga tantas posibilidades el deudor de evadir la notificación.

El segundo eje está directamente relacionado a la celeridad y al acortamiento de los plazos, que actualmente son extendidos y pueden hacer que una demanda por deuda alimentaria se resuelva en no menos de dos meses y hasta más de un año.

Con el nuevo procedimiento, en el caso de los alimentos provisorios, cuando el progenitor que vive con el niño entabla una demanda, inmediatamente dentro de los dos días el juez deberá citar a una audiencia con ambas partes, que se debe hacer dentro de los siguientes tres días.

“La audiencia tiene la obligatoriedad para ambas partes de comparecer. Si el demandado no comparece a la audiencia, el juez va a fijar los alimentos conforme lo pida el demandante. En esa audiencia también tienen la obligación de presentar toda la prueba documental y de hacer comparecer a los testigos que las partes quieran aportar como prueba, para que el juez determine una cuota alimentaria provisoria. Eso que antes podía tardar meses o años, se puede resolver en días”, informó D’Agostino.

El tercer aspecto fundamental tiene que ver con brindarle herramientas a los jueces para que se pueda mantener el poder adquisitivo de la cuota, que se define según las necesidades del niño pero también de las posibilidades del padre. Además, se busca garantizar el pago.

“Suponiendo que debe pasar $5.000, dentro de la sentencia se imponen herramientas que lleven a mantener el poder adquisitivo de la cuota, es decir, que por ejemplo se va a actualizar conforme a la inflación, o a los parámetros que el juez considere pertinentes”, detalló el funcionario.

En cuanto a los intereses a pagar en casos de atrasos, se fijarán con los más altos que cobre el Banco de la Nación Argentina.

Respecto de las garantías de pago, las medidas son diversas, pero por ejemplo, se podrá establecer un embargo preventivo, de manera tal que no haya que volver a solicitarlo en caso de necesidad.

“Actualmente el empleador debe hacer retención de la cuota alimentaria de su empleado si lo ordena el juez con un oficio. Pero eso se amplía en el proyecto también en el caso de que el empleador falsee u omita información importante en el momento de brindar información para determinar la cuota alimentaria. Muchas veces se da la situación de que empleado y empleador son amigos, entonces cuando llegan oficios no los contesta o no brinda la información requerida para fijar un monto de cuota alimentaria, por lo que se va a extender la responsabilidad”, informó D’Agostino.

Otra alternativa es establecer previamente la prohibición de salir del país, por lo que si un deudor intenta cruzar a Chile de vacaciones, en Migraciones se encontrarán con un oficio donde figurará como moroso y no lo dejarán viajar.

Creen que bajará el número de deudores
Si bien el objetivo del proyecto de reforma del Código Procesal de Familia es acelerar los procesos de modo tal que todos los niños puedan acceder a la cuota alimentaria que les corresponde, y que los padres se vean prácticamente obligados a cumplir con su deber, creen que también servirá para que baje la cantidad de deudores.

Actualmente, en la lista pública de deudores alimentarios figuran alrededor de 1.000 personas, y esperan que esa cifra descienda cuando se comiencen a aplicar las modificaciones.

“A mi me parece que al brindar mayores herramientas que aseguren el cumplimiento yo creo que bajará el número de deudores. En la sentencia el juez debe incorporarlo al registro de deudores, pero la realidad es que hoy en día la única función que cumple ese registro es exponerlo ante la sociedad, y a muchos no les importa”, expresó el subsecretario de Justicia, Marcelo D’Agostino.

El Registro de Deudores Alimentarios existe desde el año 2011 en Mendoza, se publica mensualmente actualizado, y puede consultarse en el sitio web del Poder Judicial, que es www.jus.mendoza.gov.ar.

Por otra parte, D’Agostino afirmó que existen padres que no figuran en el registro, pero pasan una cuota menor a la que deben, lo que tampoco podrá seguir pasando.

Fuente Uno