Si usted es de las personas que prefieren pasar la mayor parte de su tiempo sentadas, es mejor que lo piense dos veces. gracias

La Organización Mundial de la Salud señala la inactividad física como uno de los cuatro factores de mayor riesgo de muerte.

El sedentarismo genera secuelas en su organismo lentamente, porque al no movernos fomentamos que otras enfermedades como la obesidad, la diabetes y la hipertensión ganen terreno. Y este es un fenómeno que avanza más rápido que en el pasado.

El ejercicio reduce entre un 30 y 50% los riesgos de contraer ciertas enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial y algunos tipos de cáncer

El sedentarismo mata y usted podría ser una víctima de ese mal. ¿Cómo llegamos a este estado?

La dinámica social actual nos lleva a realizar menos actividad física. En el pasado, una persona promedio debía caminar más para llegar a su trabajo o dedicaba largas jornadas en tareas que exigían mayor esfuerzo físico, como la agricultura y la construcción, entre otros.

La falta de tiempo, el cansancio, la violencia e inseguridad nos encierran y nos llevan a aumentar el sedentarismo. Ahora vemos más televisión, nos divertimos con vídeo juegos o utilizamos la computadora

Póngase en marcha

Los investigadores de la OMS aseguran que el sedentarismo es una epidemia con “consecuencias a largo plazo a nivel social, económico, ambiental y de salubridad”. Así que mejor siéntese menos y ponga en marcha un plan para alargar su vida.

La actividad física es también una excelente medicina -no farmacológica- que ayuda a disminuir patologías que están en aumento y previene el sobrepeso, la obesidad y la diabetes tipo 2

Recuerde que los adultos deben realizar al menos 30 minutos diarios de actividad física, unas cinco veces a la semana. Los niños deben ejercitarse más, al menos 60 minutos al día.

El inicio de un estilo de vida activo, debe hacerse poco a poco. De esta manera su cuerpo se adapta a las nuevas exigencias mejorando su calidad de vida conforme usted se mantenga en movimiento regularmente toda la vida.

Hay muchas opciones para realizar actividad física, aquí unos consejos prácticos que le ayudarán a ser más activos:

Busque espacios para caminar en su vida cotidiana. Por ejemplo, si va en bus bájese una o dos estaciones antes.
Si va a su trabajo en carro, aproveche la hora del almuerzo para salir a caminar.
Si sus hijos estudian cerca de su casa, vaya a recogerlos a pie.
Cambie el ascensor por las escaleras.
Lave su carro los fines de semana.
Disfrute cada oportunidad que tenga para bailar.
Si tiene mascotas, aprovéchelas, que sean sus compañeras para salir a caminar o trotar.
Durante la jornada de limpieza al hogar dedique más tiempo a las labores como lavar a mano, barrer los jardines, etc.