Se trata de 40 efectivos que hasta ahora cumplían funciones en otros complejos y unidades de la provincia.

Autoridades del Servicio Penitenciario Provincial informaron que ya fue designado el personal que cumplirá funciones administrativas y de seguridad, una vez inaugurada la primera etapa de la cárcel federal.

Se trata de 40 efectivos, los cuales cumplían funciones en otros complejos y unidades de la provincia, por lo que este nuevo sector de alojamiento comenzará a funcionar con personal capacitado.

En los próximos días, los agentes que cumplirán tarea en la nueva cárcel federal irán conociendo el espacio y familiarizándose con la moderna tecnología instalada. También comenzarán las prácticas de los protocolos de seguridad propios de las  cárceles, como situaciones  de incendio, catástrofe o crisis penitenciaria.

La cárcel federal tiene dos alas de doce celdas cada una, las cuales están equipadas con dos camastros y una novedosa tecnología que incluye, entre otras cosas, un intercomunicador para permitir el contacto de forma directa entre las personas privadas de libertad y el personal encargado de la custodia. También contará con un sistema de cierre eléctrico de celdas y cámaras de seguridad en módulos, perímetro y espacios comunes.

En breve, el nuevo espacio penitenciario alojará a las  personas privadas de libertad que esperan la resolución de sus causas federales.