El autodenominado Tribunal Supremo de Venezuela “en el exilio” convocó hoy a un juicio contra el presidente Nicolás Maduro por “corrupción” relacionada con el escándalo de Odebrecht, que se realizará a partir de este jueves 2 de agosto en Bogotá en la sede del Congreso de Colombia.

El magistrado Antonio Marval informó a Efe en Miami que se trata de un “juicio oral y público” contra Maduro tras la denuncia presentada en marzo pasado por la ex fiscal general Luisa Ortega

Ortega, que fue destituida del cargo después de mostrar diferencias con el Gobierno, es considerada “legítima” por el TSJ en el exilio.

La fiscal, que está exiliada en Colombia, será la encargada de exponer la acusación y presentar los testigos, y la defensa del acusado estará a cargo de un “defensor de oficio”.

Marval explicó que se prevé que el juicio, al que acudirán en Bogotá 14 de los 27 magistrados en el exilio, cuente con un estimado de seis a siete audiencias.

Según el tribunal, este proceso legal “por actos de corrupción propia y legitimación de capitales” se relaciona con “pagos hechos a funcionarios públicos y empresas fantasmas por parte de la constructora” brasileña.

En marzo pasado, el TSJ en el exilio admitió a trámite la demanda de Ortega que vincula a Maduro con delitos de corrupción relacionados con la constructora brasileña y en la que se pidió emitir una orden de captura contra él a través de Interpol.

Un mes más tarde, el tribunal había declarado la suspensión de Maduro como presidente de Venezuela y su inhabilitación para ejercer cargos públicos en el marco de la investigación.

El juicio en Bogotá, que se podrá ver en directo por internet, busca determinar si Maduro tuvo responsabilidad, o no, en la comisión de los delitos por los que está siendo juzgado.

La audiencia será a partir de las 10.00 hora local de Bogotá (15.00 GMT) y será transmitida en la Alcaldía de Doral, una ciudad aledaña a Miami, con gran población venezolana.

El Tribunal Supremo nombrado por el Parlamento venezolano, de mayoría opositora, se instaló en octubre pasado en la sede de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en un acto “insólito” que dio comienzo a su “año judicial”.

Marval detalló que 13 de los magistrados en el exilio están en EE.UU., 6 en Chile, 4 en Colombia y otros 4 en Panamá.